Las has visto en revistas de diseño de interiores, como parte de elaborados centros de mesa para bodas, e incluso en todo Instagram. Las suculentas están de moda. La afirmación de que las suculentas son fáciles de cultivar dista mucho de la realidad. Cuidar suculentas puede ser fácil, pero requiere un poco de ajuste mental. Hay que entrar en la mentalidad del desierto: Imagina un sol implacable, aguaceros torrenciales y los cambios de temperatura en forma de boomerang que caracterizan los días del desierto, y puede que tengas un poco más de suerte.

Si no consigues averiguar por qué a tu jade se le caen las hojas o cómo evitar que tu sedum se arrugue más cada día, incluso con riegos regulares, hay algunos consejos prácticos que puedes seguir. Aquí tienes cinco de los errores más comunes que cometen los novatos en el mundo de las suculentas y cómo conseguir que esas bellezas prosperen.

luz suculentas

No darles suficiente luz

La luz natural del hábitat nativo de una planta es quizá la variable ambiental más difícil de emular en el interior y una de las más importantes para cuidar suculentas. En el caso de las plantas de interior comunes, lo tenemos más fácil. Muchas son nativas de las selvas tropicales y están acostumbradas a los períodos cambiantes de sombra y sol que se dan en su casa. Al fin y al cabo, eso es lo que ocurre de forma natural cuando el sol se desplaza por el bosque.

Pero si pones una planta que está acostumbrada a pasar 12 horas enteras bajo el sol abrasador en un alféizar orientado al este, estás pidiendo un fracaso. Su mejor opción: elija la ventana más soleada que esté orientada al sur y, si todas las ventanas están orientadas a otro lugar, elija una suculenta más tolerante como el aloe o tire la toalla y opte por un robusto pothos.

No entender sus necesidades de riego

El Desierto Chihuahuense recibe un poco más de 18mm de lluvia anualmente – una gota en el cubo comparado con lo que reciben los verdes paisajes que la mayoría de nosotros llamamos hogar. Sin embargo, en el desierto, cuando llueve, llueve a cántaros. Para hacer feliz a su habitante del desierto, intente emular los patrones de lluvia propios de su hábitat. No trates a tus cactus con un chorrito; abre los grifos y suelta un diluvio.

Todas las suculentas (y todas las plantas) se benefician de un remojo completo, hasta que el agua salga del fondo de la maceta. En el caso de las suculentas, hay que esperar a que la tierra esté totalmente seca -y más- para volver a regar.

Conformarse con una tierra estándar para macetas

La mayoría de las plantas en maceta vienen en una mezcla de tierra estándar que sirve para casi todo tipo de plantas, desde los helechos hasta los higos de hoja de violín. El problema: las suculentas están diseñadas para soportar uno de los entornos más extremos del planeta Tierra, por lo que la tierra estándar para macetas no es suficiente.
Por esto, para cuidar suculentas, cambia la tierra por una mezcla desértica, combinando la mitad de tierra para macetas con algo inorgánico como la perlita. Esta tierra, que drena muy bien y tiene pocos nutrientes, servirá para la mayoría de las suculentas, tanto si están acostumbradas a prosperar en los altos y secos Andes como en las abrasadoras tierras del Valle de la Muerte.

Hacinar suculentas no es cuidar suculentas

hacinar suculentas

Las suculentas suelen venir empaquetadas en adorables platitos, apiñadas unas junto a otras. No hay muchas plantas a las que les guste esta disposición, incluidas las suculentas. El hacinamiento es una de las mejores maneras de fomentar el moho y las infestaciones de insectos.

El segundo problema es que, aunque las suculentas se las arreglan muy bien con poca comida, necesitan alimento y agua. Demasiada competencia significa que probablemente les falte. Si tus suculentas llegan amontonadas, retíralas con cuidado y dales a cada una su propia y espaciosa mini duna del desierto.

Cultivar tipos poco prácticos

Sé que es muy difícil resistirse a cultivar saguaros en el interior, pero, por favor, no lo hagas. Algunas especies silvestres no están destinadas a ser domesticadas, por muy bonitas que sean sus flores o su forma. En su lugar, quédese con las pequeñas y resistentes galletas que aceptarán felizmente el alféizar de la ventana como su dulce hogar.

La Crassula es un buen género para explorar si trabaja en condiciones de interior, al igual que la Sansevieria (también conocida como planta serpiente). Los cactus Mammillaria (llamados así por su pelo lanoso) son otra buena elección si busca una planta espinosa de compañía.

¿Buscas suculentas? En Vivero Garden Luz tenemos una gran variedad y te asesoraremos para que puedas tener esta planta del desierto en tu propia casa.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad
Abrir chat
Hola 👋🏼
¿En qué podemos ayudarte?