tipos de tierra para plantas y flores

La tierra donde se plantan las plantas es fundamental para un buen crecimiento de éstas, en Vivero Garden Luz te explicamos cuales son los diferentes tipos de suelos para plantas y flores que hay y cuáles están indicados para los diferentes tipos de plantas:

¿Qué suelo es mejor para el crecimiento de las plantas?

Hay tres tipos principales de suelo: arena, limo y arcilla. El mejor suelo para la mayoría de las plantas para garantizar un crecimiento óptimo es un suelo rico y arenoso. Esta tierra es una mezcla uniforme de los tres tipos principales de suelo. En la mayoría de los casos, tendrás que enriquecer el suelo con compost. Dependiendo del grado de compactación del suelo, puede ser necesario añadir musgo de turba y arena. Sin embargo, hay muchas plantas que se adaptan bien y pueden crecer en determinados tipos de suelo.

Plantas diferentes para suelos diferentes

El suelo se describe generalmente por la cantidad de arena, arcilla y limo que contiene. Esto se conoce como textura. La textura del suelo está directamente relacionada con la calidad de los nutrientes y la capacidad de drenaje.

Suelo limoso

Un suelo limoso contiene un buen equilibrio de limo, arena y arcilla junto con humus. Los factores que hacen que este tipo de suelo sea tan deseable y bueno para el cultivo de plantas incluyen:

  • Mayor nivel de pH: El mejor pH para la mayoría de las plantas está entre 6,0 y 7,0. El nivel de pH afecta a la capacidad de crecimiento de las plantas. Este rango de acidez permite que prosperen los buenos nutrientes de las plantas, así como otros organismos del suelo, como las lombrices.
  • Mayor nivel de calcio: Las plantas necesitan calcio para un crecimiento saludable. El calcio ayuda a mantener el equilibrio de las sustancias químicas del suelo. También garantiza que el agua llegue a las raíces de las plantas al mejorar la capacidad del suelo para retener el agua. También contribuye a crear la soltura del suelo, para que el oxígeno llegue a las raíces. El calcio reduce la cantidad de sal en el suelo. Un exceso de sal daña los sistemas radiculares y limita el crecimiento de las plantas y su capacidad de absorción de nutrientes.
  • Textura arenosa: La tierra está seca, es blanda pero arenosa al tacto y se desmenuza fácilmente para ofrecer excelentes propiedades de drenaje. La textura del suelo también retiene el agua y los nutrientes de las plantas. Esto beneficia a las plantas con una humedad y un alimento constantes. Como la tierra es desmenuzable, el aire fluye fácilmente hasta las raíces.

Suelo arenoso

La arena es la partícula más grande del suelo y no retiene bien los nutrientes. Las siguientes plantas se adaptan bien a los suelos arenosos.

  • Flor de manta: Tolerante a la sequía, esta flor prospera en suelos de pH casi neutro que se encuentran en suelos arenosos.
  • Aguja de Adán: Esta planta de yuca prefiere los suelos arenosos y tolera la salinidad. Sus raíces se pudren en suelos húmedos.
  • Ajenjo: Esta hierba perenne es tolerante a la sequía y prefiere los suelos arenosos secos y poco fértiles.
  • Hierba de las mariposas: Atrae a las mariposas con esta planta amante del sol que prefiere los suelos arenosos pobres y secos.

Suelo arcilloso

Los suelos con gran cantidad de arcilla son pesados y no drenan bien. Las siguientes plantas se adaptan bien a los suelos arcillosos.

Bálsamo de abeja: Algunas especies crecen en suelos arenosos, mientras que otras prefieren los suelos limosos o arcillosos. Compruebe antes de comprar qué suelo prefiere la planta.
Susana de ojos negros: Esta flor puede crecer en distintos suelos, desde los limosos hasta los arcillosos. Necesita un buen drenaje del suelo, por lo que es posible que tengas que modificar tu parterre.
Vara de oro: Esta flor silvestre se adapta a la mayoría de los tipos de suelo, incluido el arcilloso.

Suelo limoso

El suelo limoso es polvoriento y de alta fertilidad. Por desgracia, los suelos con alto contenido en limo pueden encharcarse con mucha facilidad. Las siguientes plantas se adaptan bien a los suelos limosos.

  • El algodoncillo de los pantanos: Esta planta prospera en suelos húmedos.
  • Lirio amarillo: Es una planta adaptable. Es estupenda para ajardinar alrededor de un estanque o un arroyo del jardín.
  • Iris japonés: A esta flor le encanta el agua, así que plántela alrededor de una fuente de agua en el jardín o en otra zona húmeda.

La mejor tierra para las flores

tipos de tierra para flores

La mejor tierra para las flores depende del tipo de flor, como el bulbo o la semilla, y del lugar en el que se cultiva. Por ejemplo, los bulbos de flores prosperan en suelos arenosos.

  • La tierra arenosa proporciona un excelente drenaje para evitar que el bulbo se pudra y las raíces puedan crecer fácilmente.
  • La textura de la tierra para macetas es mejor cuando se plantan flores en un recipiente, como una jardinera o una maceta.
  • Para un jardín de flores, puede utilizar una mezcla de tierra de compost, turba y tierra vegetal como mezcla general con una proporción de 1:1:1.

La mejor tierra para las hortalizas

La mejor tierra para un huerto depende del tipo de huerto que tengas. Para un huerto con bancales elevados, se necesita una proporción de 50/50 de compost y tierra vegetal. Para un huerto en el campo se necesita una tierra que drene bien. La tierra arcillosa debe enmendarse para que el agua drene correctamente. Se puede enmendar con yeso, vermiculita o pizarra expandida.

Suelo para plantas de interior

Si estás cultivando plantas de interior, puede que pienses que es una buena idea recoger tierra de tu jardín para cultivar tus plantas. En realidad, esto es una mala idea, ya que la tierra del jardín contiene bacterias que pueden ser perjudiciales para tus plantas de interior. Hay dos opciones si no quieres utilizar tierra comercial para macetas.

Esterilizar la tierra del exterior

Si optas por tu tierra exterior para cultivar tus plantas de interior, primero tendrás que pasteurizarla para eliminar cualquier enfermedad, así como los insectos y las malas hierbas. Extiéndela en una bandeja para galletas y métela en el horno a 180 grados durante 30 minutos. Aunque este proceso emitirá un mal olor, se encarga de las bacterias.

Una vez esterilizada la tierra, es probable que tengas que enmendarla con musgo de turba y arena. Estos elementos permitirán un drenaje y un flujo de aire adecuados, a la vez que retienen la cantidad correcta de humedad. Las tierras comerciales para macetas son similares. Incluyen musgo de turba y vermiculita junto con un fertilizante de liberación lenta. Juntos crean una mezcla de tierra que retiene los nutrientes, la humedad y proporciona ventilación a las raíces de la planta.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad
Abrir chat
Hola 👋🏼
¿En qué podemos ayudarte?